Símbolo De Las Arras En El Matrimonio

Origen e Historia

Si el intercambio de alianzas durante la ceremonia de boda es un elemento que simboliza el amor eterno, es decir, que hace referencia al aspecto romántico del enlace, el de las arras viene a representar la parte “terrenal” del matrimonio. De origen árabe, esta tradición ha tenido diversos significados a lo largo de los siglos, pero hoy en día sirve para simbolizar el intercambio de bienes y el soporte económico mutuo entre los dos miembros de la pareja.
Las arras de boda son trece monedas de metal, de ser posible de oro o plata (aunque también pueden ser bañadas en estos metales) que en una boda religiosa traen al altar normalmente los padrinos o en los últimos tiempos también los pajes, o lo que es lo mismo, los niños, sobrinos o hijos de amigos cuyo cometido durante la ceremonia es precisamente este.
El ritual se lleva a cabo tras el intercambio de anillos y es el símbolo final con el que queda sellado el matrimonio.


Historia de las arras de boda
En la actualidad, se considera que esta tradición, que se mantiene en exclusiva en las ceremonias religiosas, tiene su origen en los rituales árabes. De ahí que se trate de trece monedas, pues en esta cultura se consideraba que cada una de ellas representaba la prosperidad durante un mes del año, mientras que la moneda extra quería simbolizar la caridad del nuevo matrimonio con los pobres y los menos favorecidos.
Con este sentido se utilizaron durante mucho tiempo, hasta que en la Edad Media y durante los siglos posteriores se adaptó el significado y pasó a ser, literalmente, una dote matrimonial que garantizase el futuro económico de la esposa si esta enviudaba de forma repentina. Así, las arras representaban un porcentaje de las propiedades que el marido aportaba al matrimonio.
Incluso se cree que, en algunos casos, era un “premio” de la familia del novio tras asegurarse de que la novia llegaba virgen al matrimonio. Fuera cual fuere el significado real, sí parece claro que la Iglesia se servía de la existencia o no de arras en la ceremonia para validar el matrimonio, ya que sin ellas, se consideraba concubinato.
Hoy en día, eliminada el componente de “negocio” o acuerdo que en tiempos tenían ciertos matrimonios, su significado queda en simbolizar que la pareja actúa como un todo en materia económica, es decir, que él cuidará de ella y ella, de él, y que las propiedades de uno lo son de ambos.



La tradición de las arras
Además de ser tarea de los pajesitos o padrinos el portar las arras al altar, otra parte importante de esta tradición consiste en que las trece monedas se trasmiten de generación en generación. Cuanto más antiguas sean, más simbolismo tienen. Pero en caso de no ser posible, es la madrina quien se entiende que ha de comprarlas y regalarlas a la pareja.
Una vez llegadas al altar, el ritual finaliza cuando el novio las coloca sobre la mano de la novia, sellando así el compromiso nupcial de procurar la estabilidad económica de la pareja.
Otra opción en auge en los últimos tiempos es que sean los propios novios quienes seleccionen trece monedas de curso legal y les den un baño de oro o plata en una joyería. O incluso dejando las monedas a un lado, se puede elegir trece figuras de cualquier tipo que tengan un simbolismo especial para la pareja. Pierde el componente tradicional, pero gana en personalización.

Y nosotros, ¿vas a mantener la tradición de las arras? ¿Optas por monedas? Cuéntanos que es lo que tienes pensando hacer en tu boda, nos encantaría saberlo!!!

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario